viernes, 18 de junio de 2010

DUQUESA DE PORTSMOUTH

Louise Reneé de Penancoët Kerouaille, nace en el mes de septiembre de 1649 en la Bretaña Francesa. Perteneciente a la nobleza bretona, fue un hecho que le permitió encontrar un hueco en el numeroso grupo de damas de compañía asignadas a la princesa Henriete Anne, Minette, casada con el duque Philippe de Orleans, hermano menor del rey Luís XIV de Francia. Posteriormente se esparcieron los rumores en el sentido de que los allegados a Louise Reneé la habían enviado a la casa de Orleans con la esperanza de que con su belleza atrajese el interés sexual y amoroso de Luís XIV. Pero nunca sucedió nada entre ellos. El rey parecía muyentusiasmado con su cuñada Minette, y con el tiempo, emprendió una relación con una de sus damas, Louise de la Valliere.


Fuera como fuese, Louise Renee estaba en una buena posición. En 1670 viajó con su señora Minette hasta Dover para encontrarse con su querido hermano Charles II de Inglaterra. La repentina muerte de Minette, que en su tiempo se consideró muy sospechosa, llegando la gente a señalar con el dedo a un amante amsculino de su esposo que había sido alejado de París, el caballero de Lorraine, dejando a Loiuse Reneé sin su elevado puesto.
Pero de alguna manera captó el interés de Charles, quien no quiso abandonarla a su suerte, pues tenía para ellas ideas bastante sugerentes.
Muchos rumorearon que la chica fue una trampa tendida al rey or Francia, donde se conocía bien la debilidad del monarca inglés. Lo que sí se sabe es que el embajador francés en Londres, Colbert de Croissy, ayudó a que prosperase la relación entre el rey y la dama, que había sido convenientemente colocada como dama de honor de la sufrida esposa del rey, Catalina de Braganza.

Louise fue odiada por los ingleses. Veían en ella una francesa católica, que trabajaba en pos del os intereses franceses y contra los ingleses. Sólo le interesaba hacer su papel, y de paso, enriquecerse.
Una rival de Louise Reeé por los favores de Charles, la actriz Nell Gwinn, se libró una vez de una muchedumbre que lainsultaba llamándola puta diciendo que sí lo era, peor que al menos era la protestante. La gente se sosegó de inmediato.

La flamante duquesa de Postmouth perdió sus privilegios a raíz de la muerte de Charles. Fallecido el rey, regresó a Francia, donde fue persegfuida por sus acreedores , ya que quería seguir viciendo rodeada delujos sin nadie que le costease sus caprichos.

Auque fueron muchas las amantes de Charles II, este monarca dominado por la lujuria estaba uy enamorado de su esposa Catalina de Braganza. Siempre insistió enq ue ella estuviese rodeada de atenciones, además de darle constante respeto y protegerla cuando era necesario por su fe católica.
Por su parte, ella adoraba a su esposo, y llevaba con resignación las infidelidades de su esposo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada